Periodismo en tiempos de coronavirus

· · · | Comunicación & Marketing | No hay comentarios en Periodismo en tiempos de coronavirus

Si te gustó compartilo:

En un nuevo capítulo del ciclo de charlas “Comunicación en tiempos de coronavirus”, compartimos una entrevista con Flavia Fochesato, periodista en televisión, radio, gráfica y redes sociales. A lo largo de la conversación, pudimos dialogar sobre cómo vive el día a día de seguir comunicando desde las calles de Córdoba en medio de la cuarentena y la situación actual del periodismo en tiempos de coronavirus.

En una entretenida entrevista llevada adelante por otro de los periodistas de nuestra agencia Made in Córdoba, Santiago Venier, Flavia fue compartiendo sus vivencias y respondiendo las preguntas del público.  Comparto con ustedes algunos fragmentos de la charla online y te invito a que la veas completa al final del artículo o en nuestro canal de YouTube.

Presentación Flavia

  • Licenciada en comunicación social – Universidad Nacional de Córdoba.
  • Locutora Nacional – ISER
  • Diplomada en gestión de contenidos digitales – Universidad Blas Pascal.
  • Móvil Despertate – Telefe Córdoba.
  • Panelista Bien Directo Noticias – Canal C.
  • Móvil radio Pulxo.
  • Redactora en Pura Verdad.
  • Periodista mobile en @flaviafoche.
  • Encargada de contenidos audiovisuales en nuestra agencia Made in Córdoba.


¿Cómo analizás al periodismo y al periodista en los últimos años?

Sin dudas, hablamos de un cambio significativo en el rol. Uno cuando es periodista termina siendo multitasking y haciendo un poco de todo; es una carrera muy ligada a la autogestión. Por otra parte, en los últimos años la irrupción de las redes y el mundo digital cambió radicalmente al periodismo. Hoy en día, creo que lo que viene en auge es el mobile journalism (periodismo vía teléfonos móviles), al cual no lo ves en la facultad y comprenderlo es parte de aggiornarse.

Hoy todas las personas son periodistas, porque están en las calles cronicando, y eso genera un desafío. Es importante que no se pierda el rol del periodista.

Mientras lo digital ya había marcado una tendencia, el periodismo en tiempos de coronavirus se volvió un un mayor desafío y a la vez un tanto más individual. Con planteles reducidos, se incrementan la cantidad de tareas que hay que realizar por uno mismo.

La irrupción digital generó un quiebre entre los periodistas. Se nota mucho ese corte generacional. Hay algo de resistencia por parte de los que están hace mucho tiempo.

¿Cómo es tu rutina en esta época?

Ufff. La gente quiere salir de su casa y se desespera… y yo pienso “quédense en casa”. Estoy todo el día trabajando, hay mucho para hacer.

En la empresa en la que trabajo como periodista, al inicio de la cuarentena se hizo una selección del personal que sigue trabajando en la calle y en el estudio, por lo que los que seguimos activos, tenemos mucho trabajo.

Mi rutina arranca a las 5:30 y después estoy todo el día trabajando para la tele, la radio, la gráfica y mis redes personales. Vienen muy cargados mis días de periodismo en tiempos de coronavirus.

Sos una cronista que recorre la ciudad. En tus móviles entraste a varios barrios de los que mucha gente considera “peligrosos”. ¿Qué te empuja a hacerlo?

Por un lado, está la cuestión de la obligación, es mi trabajo. Pero más allá de eso, me impulsa la convicción y el compromiso. Uno de mis fuertes en Despertate, que a su vez son una pieza fundamental en el programa, son los móviles reclamo. Vos cuando vas a un barrio no vas solamente a poner un micrófono, hacer de trípode y dejar que la gente hable. Tenés que ir interpelando y tratando de comunicar y generar empatía en el otro. Yo creo en eso y para eso tenés que tener un compromiso con la persona que estás entrevistando, para no terminar siendo un periodista trípode.

Yo lo vivo con mucho compromiso y estoy en contacto permanente con personas que entrevisté hace un año por ejemplo. No termino un móvil y digo “ya está, ya cumplí”. Sino que sigo en contacto y trato de ver que se resuelvan los problemas, para que la gente se sienta acompañada.

¿Cómo manejás la empatía con los entrevistados?

Mi trabajo me atraviesa al 100% y estoy todo el día pensando en él.

Soy una persona que se compromete mucho con las historias que hay del otro lado y más allá de lo que suceda en el móvil siempre busco una solución para los vecinos. A veces me comprometo de más y en mi “tiempo libre”, sigo trabajando en algún reclamo para alcanzar una solución.

En esta situación de cuarentena, en la que exponés tu salud para seguir informando, ¿sentís devolución por parte de la sociedad por lo que estás haciendo?

En una pantalla tan grande como Telefe es difícil sentir el feedback de la gente, pero cuando voy a hacer un móvil, muchas veces al llegar la gente me está esperando con mates y me dice “Flavia que alegría que estés acá”. Eso es lindo porque sentís que vas generando un vínculo a través de la pantalla. Además, lo siento mucho más incluso, en un medio que te permite retroalimentación como lo es Instagram. Me llegan muchos mensajes de gente pidiéndome que me cuide y que está preocupada por mí. Siento mucho el cariño de la gente. 

Además, ahora que nos toca hacer periodismo en tiempos de coronavirus, tenemos una gran sobreexposición. La gente que está en su casa, consume mucha información y contenido tanto en medios tradicionales como en redes sociales. Durante la cuarentena me están llegando tantos mensajes que me cuesta contestarlos a todos.

¿Cómo es la retribución de los periodistas en medios?

La típica frase de los medios es “si vos no querés hacer tal o cual cosa, mirá la fila que hay detrás tuyo”. Entonces se termina generando manoseo y eso es aceptado. Ahí está el desafío de reconocer que no es lo mismo el que juega un día a ser periodista, que ser periodista profesional con la formación que eso implica. La formación del periodista es lo que marca la diferencia. Esa diferencia es la que hay que marcar y hacer un buen trabajo para que no de lo mismo contratar a cualquiera.

¿Cómo manejás la sobrecarga de información?

Hay exceso de información y a veces también, faltante al mismo tiempo. En épocas de pandemia, cobra especial importancia la agenda. Tener agenda y red de contactos. En el mundo de la sobreinformación, si no tenés la posibilidad de chequear la fuente, terminás cayendo en el error de reproducir información incorrecta. En épocas de sobreinformación, hay escasa información de la esencial, entonces el desafío es chequear fuentes. No nos quedemos en cadenas de WhatsApp, hay que tener cuidado con esas cosas y preguntárselas a la gente que corresponde. Hay que chequear mucho la información, por la sobre abundancia de información que hay en todos lados. En estos tiempos hay mucho más trabajo. En lo personal, recibo todo el tiempo muchas consultas y preguntas de la gente.

¿Se puede confiar en lo que dice el gobierno sobre el coronavirus?

Creo que en líneas generales todo gobierno decide qué comunicar. El problema para el gobierno, aparece cuando un periodista investiga y empieza a chequear fuentes y buscar más información. Así se destaparon muchas cosas los últimos días.

Muchas veces pasa que te llegan primicias de cosas que aún no están confirmadas y obviamente querés publicarlas de inmediato. Como periodista tenés la responsabilidad de esperar la comunicación oficial por respeto y seriedad. El gobierno elige qué comunicar y a quién decírselo y a eso también hay que tenerlo en cuenta. 


Estos fueron algunos fragmentos de la entrevista de periodismo en tiempos de coronavirus, en la cual pudimos conversar sobre las vivencias del día a día de una periodista durante la pandemia del Covid-19. Te invitamos a que veas la charla completa y puedas escuchar las preguntas del público.

Comentame que te pareció la entrevista. También te invito a leer la entrevista que me realizó Flavia sobre la gestión de crisis y comunicación de gobierno en relación al coronavirus.

Luis Monti
Gerencia y estrategia en

Politólogo, Abogado y comunicador nato, Hincha de Talleres, lateral rústico pero con proyección.

Si te gustó compartilo:

Sin comentarios

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.