Brasil – El presidente del relato

· · · · · · · · · · · · · · · · · · | Comunicación Política | No hay comentarios en Brasil – El presidente del relato

Si te gustó compartilo:

En un clima de gran incertidumbre, con el principal líder político detenido por corrupción, se aproxima la elección presidencial de Brasil. Dos relatos frente a frente compitiendo por ganar a nivel emocional al electorado.

 

El próximo 7 de octubre concurrirán a las urnas más de 120 millones de brasileros para elegir al próximo presidente de la mayor economía latinoamericana. Con un sistema electoral que requiere obtener más del 50% de los votos para ser consagrado presidente en primera vuelta y una elección que se estima sumamente reñida, la lucha es por ubicarse en los dos primeros puestos para poder acceder a la segunda vuelta del 28 de octubre.

 

Durante los últimos años Brasil ha atravesado uno de los periodos más complejos de su historia a nivel político y su economía se vio fuertemente golpeada. En este contexto, el expresidente Lula Da Silva se perfilaba como el gran favorito hasta que el Tribunal Superior Electoral vetó su candidatura por estar condenado por delitos de corrupción y por ende carecer de la llamada “ficha limpia”. A partir de dicho momento, las elecciones se sumieron en la incertidumbre, la cual se profundizó ante el ataque sufrido por Bolsonaro.

Los últimos sondeos publicados por IBOPE el lunes pasado, arrojan una intención de voto del 28% para Jair Bolsonaro, seguido por Fernando Haddad con el 22%, Ciro Gomes el 11%, Gerardo Alckmin el 8% y el desplome de Marina Silva hasta el 5%.

No obstante, el objetivo de este artículo no es necesariamente repasar tendencias, sino intentar explicar desde la comunicación política el porqué de las mismas.

 

Analizando en perspectiva los resultados electorales de las últimas décadas, encontramos dos constantes. En primer lugar, el único presidente que se consagró en primera vuelta fue Fernando Henrique Cardozo quién lo hizo en 1994 y 1998. Con su excepción, el resto de las elecciones requirió una segunda vuelta, lo cual se repetirá este año. En segundo lugar, en casi todas las elecciones se observó una importante concentración de votos entre los dos candidatos más votados en primera vuelta, obteniendo entre ambos más del 70% de los votos. Este año, probablemente se rompa esta tendencia de polarización y exista mayor dispersión de votos en primera vuelta.

 

En medio de la incertidumbre, el objetivo de todos los candidatos es entrar en la segunda vuelta. Este premio está reservado para Jair Bolsonaro y Fernando Haddad por haber sido quienes supieron canalizar emociones y construir un relato. Ambos candidatos, a pesar de enfrentar su primera candidatura presidencial y no tener la trayectoria de Ciro Gomes y Gerardo Alckmin, son quienes supieron canalizar las emociones latentes en el electorado.

 

A diferencia de lo que muchas veces se cree, las personas no somos racionales. La mayoría de las decisiones que tomamos en nuestro día a día son emocionales y surgen a nivel subconsciente. Ante el bombardeo de estímulos e información, nuestro cerebro se apoya en atajos mentales. En esta línea, los relatos políticos se presentan como una vía sumamente persuasiva para llegar al ciudadano. En base a estos relatos, lo que se busca es la creación de imágenes mentales, es decir, un concepto que nos ayude a entender holísticamente a un candidato, sin necesidad de analizar cada acción en particular. Finalmente, un buen relato se ancla en ciertos mitos subyacentes en el imaginario colectivo. Cabe aclarar, que cualquier relato que se desee construir necesita partir de bases sólidas y creíbles en relación al candidato.

 

A modo de ejemplo de estos relatos, podemos destacar el de Lula Da Silva. Su construcción es el relato del hermano trabajador que llegó a presidente y desde ese lugar se convirtió en el padre de familia del pueblo de Brasil. En base a esto, la asociación mental de Lula como trabajador y como padre, nos lleva a analizar todo desde dicha perspectiva. De esta forma, a pesar de estar condenado en segunda instancia por corrupción por la justicia de Brasil, gran parte de la población sigue apoyándolo y descree de su culpabilidad: ¿Cómo un obrero que se convirtió en padre le va a robar a su propio pueblo? Por lo tanto, gracias al relato construido por Lula (el cual es coherente con su persona e historia), la gente no necesita analizar racionalmente pruebas e información; sabe que es su padre y está emocionalmente segura de que no les haría mal.

 

En esta elección en particular, Fernando Haddad no construyó necesariamente un relato propio, ya que su candidatura se confirmó recién a principios de septiembre. Pero no es necesario que construya su relato, siendo que la figura de Lula se encuentra en plena vigencia. El relato de Haddad es el relato de Lula. Haddad es Lula. Por lo tanto, Fernando Haddad viene a representar al candidato elegido por el hermano trabajador que se convirtió en padre del pueblo. Haddad es el nuevo hermano que tiene la misión de rescatar al padre de la injusta prisión y salvar al pueblo de la opresión. Esa visión de un hombre cercano al pueblo es retratada de forma fantástica en la fotografía utilizada en su comunicación. Una de sus frases de campaña resume perfectamente su relato: “Vamos a rescatar Brasil para los brasileros. Vamos a devolver el país a nuestro pueblo”.

 

En la vereda del frente aparece el relato de Capitán Bolsonaro. Si bien Jair Bolsonaro es Diputado Federal por séptimo periodo consecutivo (lleva 27 años como Diputado gracias a que en Brasil pueden ser reelectos indefinidamente), se presenta como un outsider de la política. Es un candidato que rompe con la lógica tradicional de partidos y presenta posturas extremas comparables a las de Donald Trump en Estados Unidos y Mateo Salvini en Italia. El relato creado por este candidato es el de Capitán Bolsonaro, un político que fue parte del ejército y llegó a ostentar el grado de Capitán. En base a este relato, es el candidato de la disciplina, el que tiene la fortaleza para detener la creciente inseguridad y con la rectitud suficiente para acabar con los políticos corruptos. Ante el rechazo de cierto sector de la población a la clase política, Bolsonaro se presenta como la opción diferente. El concepto de Capitán Bolsonaro es suficiente para explicar holísticamente su promesa de campaña y qué necesidades viene a representar. Él mismo sintetiza su alejamiento de la política tradicional y sus pilares en la frase: “Mientras unos gastan decenas de millones en la campaña, nosotros tenemos millones de voluntarios movidos por el sueño de un Brasil más justo, con seguridad y oportunidades”. 

 

Por otra parte, ninguno de los otros candidatos supo leer al electorado ni sintetizar su propuesta en un relato convincente y cautivador.

 

Muchas veces se exige a las encuestas explicar la realidad. Las mismas son una herramienta de medición, sirven para mostrar una situación, pero no necesariamente la pueden explicar. La política es relato. En este caso, las encuestas vienen a confirmar la efectividad de dichos relatos.

 

El próximo 7 de octubre veremos el primer round entre dos relatos. Finalmente, el 27 de octubre Brasil elegirá entre el capitán y el candidato del padre Lula. No busquen razones, no busquen convencer a los votantes, tienen que ganar sus corazones.

 

Espero que hayas disfrutado el artículo. Si te gustan los discursos políticos te recomendamos la historia del Zorro de Kennedy.

Luis Monti
Gerencia y estrategia en

Politólogo, Abogado y comunicador nato, Hincha de Talleres, lateral rústico pero con proyección.

Si te gustó compartilo:

Sin comentarios

Deje su comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.